viernes, 10 de octubre de 2008

El Blog no se murio...


... lo que murio es el ratón que hacia andar mi computadora (?), estoy en un fucking locutorio asi que no tengo mucho tiempo para escribir y utilizare el famoso recurso de "copiar pegar".
Que golazo que hizo Leo Diaz, desde el gol de Morquio a Racing en el Cilindro no me acuerdo una chilena que haya terminado en gol
Ahh, parafo a parte para la hinchada de Huracan(?) uno con la camiseta de Colon vino a la tribuna de Gavilan en el sector que estaba yo y dijo "despues vienen a pedir refugio a la banda" ahhhh hablan de refugio los que se van a todos lados en micro, bueno asi esta Huracan.
Disculpen que no puedo devolver los comentario a todos los blog amigos

00:00 HURACAN 1 - INDEPENDIENTE 0

El alma no es un Globo

Huracán fue vergüenza deportiva y presión ante un rival apático

Uno puso el alma. El otro, casi nada.Si un par de veces el ciclo Borghi arañó piquitos de esperanzas cuando forzó empates y algún triunfo por su propuesta superofensiva, esta vez la apuesta resultó ilusoria y patética. Independiente terminó con inapresables bombazos llovidos, hacia Ledesma de punta por la izquierda, en línea con Gandín y Nuñez, con el Patito Rodríguez-Montenegro ahí cerca, atrapados por las urgencias; Moreyra-Gioda atrás, a la intemperie, y Calello-Herrón-Centurión a media agua para verla pasar.En medio de ese fracaso, Huracán era puro corazón. Porque se insufló un plus determinante en su ánimo y aporte físico para afrontar la etapa final. Hasta entonces, no le alcanzaba: generaba espacios ofensivos pero los desperdiciaba. Capturaba la pelota y los rebotes, con superioridad numérica de 2-1 en jugadas individuales, y en bloque achicaba espacios. Pero tiraba centros pasados o cortos o atrasados para quien entraba. Mientras tanto, el Rojo se frustraba ante la dificultad de Montenegro para encontrar un socio creativo. Era una misión difícil con la tripleta de volantes iniciales más la peor versión de Mareque, sin su valorable arranque y estancado en una suficiencia perniciosa. Igual, el Rolfi fue el único que apuntó al arco, cuando pudo; a Nuñez no le llegaba la pelota o tropezaba. Y Sosa se encerró cuando tenía campo libre, además de tirar a la marchanta una neta situación de gol,Abochornados los dos equipos desde las tribunas, fue el Globo quien mejor tomó nota de la situación, más allá de las reflexiones que se habrán gestado en los vestuarios. Lo de Huracán se manifestó en aspectos determinantes: 1) metió al pibito Luciano Nieto, que le dio más vida al ataque, hasta que se lesionó; 2) el equipo se adelantó; 3) corrió a más no poder con su ultrapresión. Consecuencia: dominó el juego, se agrandó en convicciones, desconcertó y apichonó al rival que ya venía desangelado.Contra eso, Borghi trató de recrear un espíritu más apropiado con los cambios, especialmente el del Patito Rodríguez. Pero al Rojo lo sepultó un tsunami de córners y hasta un tiro en el palo, además de la chilena de Díaz entre el acecho y las pifiadas de última.Una curiosidad: Huracán amargó a los dos equipos de Avellaneda: a Racing, antes de que se levantara, y a este Independiente en tobogán. Lo esencial de ayer y de su identidad, es que fue desde el alma.

1 comentario:

guido dijo...

Paolo no se murió, Paolo no se murió, que se muera Herner la puta madre que lo parió (?)